martes, 21 de septiembre de 2010

Pic de Sesques 2.606 m. - Circular por Bitet

Pic de Sesques, abajo queda el Lac d'Isabe Llevábamos mucho tiempo esperando el día del “Sesques”. Uno de los míticos del Pirineo....... y aquí está. Datos de Interés - Los tiempos son netos (sin paradas)


Este monte, centrado en el Valle de Ossau, es un espléndido mirador de todo el valle así como de las grandes montañas que le rodean.

La circular que a continuación relatamos se realizó el 17 de julio de 2010. La niebla nos acompañó durante el ascenso hasta el Lac d’Isabe (1925 m.) . En este caso la niebla fue más un aliado que un inconveniente ya que nos evitó sufrir los calores de julio en el ascenso al ibón.
Por el contrario, para la vuelta por Arrec de Sesques, la persistente niebla aún nos estaba esperando. Aquí el Track del amigo Mikel (Nire Mendiak), permitió que pudiéramos descender por esta otra variante y realizar así este gran monte de manera circular.

Plano del Recorrido
Ampliar plano del recorrido
Perfil del Recorrido
Perfil de la CircularTrack de la Circular a Sesques by Pitxiritxo
Itinerario
Para acceder, desde Gasteiz, al inicio de esta circular hemos de tomar dirección a Iruña y de aquí la carretera que lleva a Jaca por Puente la Reina y seguimos hasta el cruce con Sabiñánigo, donde giramos dirección a Biescas. Bois du Bitet Dejamos este pueblo a nuestra derecha y se llega al cruce del Valle de Tena y Ordesa. Tomamos el desvío de la izquierda hacia el valle de Tena.
Seguimos la carretera hasta el alto del Portalet y bajamos a Francia. Después de pasar el núcleo de Gabas estamos atentos a un cruce por la izquierda que marca 'route forestal de Bitet'.

Se puede avanzar unos kilómetros hasta un puente, pero la pista se encuentra en muy mal estado.

En nuestro caso apenas llegamos a subir un kilómetro, ya que uno de los vehículos era bastante bajo y los “bajos” podían rozar en algunos de los muchos baches, así que aparcamos en la primera cuneta que permitía estacionar ambos vehículos. En total, desde Gasteiz, tenemos unos 285 km.

Cómo llegar


0:00 h. Pista
Una vez estacionados los vehículos de manera que no molesten, iniciamos la circular.Punto de Inicio Seguimos la pista que asciende y permite el paso de vehículos hasta la zona donde se juntan la pista de ascenso con la del descenso. Cruce, y unos metros después está el puente Durante todo el rato oiremos el sonido que produce el río en su recorrido de múltiples cascadas por la “Gorges du Bitet” hasta que éste desemboca, algo más abajo, en el Vallée d’Ossau. Cascada vista desde el puente A los veinte minutos se llega a una bifurcación. Este es el punto hasta donde está permitido llegar en vehículo. Se sigue por la pista de la derecha, la de la izquierda es la que usaremos para la vuelta...... si hacemos bien la ruta. ... algunos tienen muchas tablas en esto del 'posado' Ahora se cruza el puente y se sigue por la pista.

0:55 h. Presa
En algo menos de una hora se alcanza la presa de Bitet que queda a mano derecha. Dejamos la presa a nuestra derecha Se cruza el arroyo e iniciamos el ascenso, ahora por marcada senda, que recorre un elegante y sereno hayedo.Ascenso por el bosque El sendero está en todo momento bien marcado y jalonado con hitos de piedras. Tras una fuerte subida por éste se llega a un pequeño rellano donde hay una bifurcación de sendas (1 h. 10'). Seguimos de frente por la senda principal Seguimos de frente por la marcada senda que llevamos y nos olvidamos de la que se desvía a la derecha.

1:30 h. Salida del bosque
Salimos del bosque y la niebla nos impide ver la muralla que hemos de ganar para acceder al rellano donde se asienta el Lac d'Isabe. Salimos del bosque Debemos superar ahora una empinada ladera siguiendo el marcado sendero que alterna zonas de piedra con matorral y helechal. La senda serpentea para mitigar el fuerte desnivel Este tramo es muy duro y hay que tomarlo con calma. No en vano la jornada va a ser larga y hay que actuar con cabeza si se quiere completar la excursión. Cerca del lago la pendiente se relaja Por suerte la espesa niebla tuvo su pequeña contribución en un ascenso menos sufrido. Eso sí, tuvimos que pagar este refrescante manto privándonos de las vistas.

2:30 h. Lac d’Isabe
Se alcanza el lago d’Isabe. Estamos a 1.925 metros de altitud. Aquí se encuentra el techo de la niebla y cuando ésta de diluye se aprecia la silueta de Sesques.Lac d'Isabe Se han superado los primeros 1.200 metros de desnivel pero aún quedan 700 para coronar la cima y otros 1.900 de bajada para regresar, así que este es un buen lugar para comer y recuperar fuerzas. Pequeño destrepe cerca del lago Dejamos el lago a nuestra derecha y seguimos la senda que pronto llega a un pequeño destrepe. Tras éste se continúa la senda que asciende por fuerte pendiente de hierba y piedras sueltas. El Lac d'Isabe va quedando abajo La pendiente, particularidad de esta montaña, nos va acompañar durante todo el recorrido. Tras superar esta fuerte txanpa llegamos a una terraza herbosa desde donde disfrutamos de: la belleza del lago que por suerte va quedando muy abajo, de la cada vez más cercana cima y.... de la herbosa senda sin pendiente. Un pequeño respiro para las piernas Una vez recorrido este pequeño tramo herboso sin apenas variar de altitud llegamos a un nuevo destrepe. Otro fácil destrepe Al igual que ocurriera con el que nos encontramos nada más abandonar el lago, éste también se desciende sin dificultad. Y nos adentramos en terreno pedregoso.... que serían los “Piris” sin estas “bellas pedreras”. Desde aquí se percibe bien la antena y la chimenea que vamos a tomar La senda se va difuminado a medida que entramos en zona pedregosa y hasta los hitos parecen desaparecer. A partir de este momento habremos de superar una terraza rocosa tras otras hasta alcanzar una pequeña chimenea situada entre el collado de Isabe y la cima. Superando una de las terrazas Según la época del año puede que haya que cruzar algún que otro nevero para alcanzar esta sencilla chimenea que hemos de superar. Aún quedan neveros Sin sendero ni marcas ascendemos por la chimenea buscando los mejores agarres (no ofrece ninguna dificultad). Atacamos la chimenea Tras ésta, por zona rocosa y con fuerte pendiente, alcanzamos rápidamente la base de la cresta cimera de Sesques (4 h. 10 min.). Llegando a la cresta cimera Caminamos los últimos metros que nos separa del cordal cimero para ver, por fin, lo cerca que está la cima. El Sesques a nuestro alcance Ya tenemos a nuestro alcance la ansiada cima así que nos encaminamos hacia ella por una afilada pero sencilla cresta.

4:25 h. Pic de Sesques
En la cima nos encontramos con una fea antena y una caseta de telecomunicaciones. Si el tiempo acompaña disfrutaremos del paisaje. Cima del Pic de Sesques, 2.606 m. Para el regreso descendemos hacia el visible collado de Sesques (2.395 m.).

Panorámica
Por suerte la niebla no se eleva por encima de los 1900 metros de altitud así que podemos disfrutar de una buena panorámica. Panorámica desde la cima Lo primero que nos llama la atención es el Midi d’Ossau al SE. Entre este y nosotros el Capéran de Sesques. A medida que viramos hacia el sur nos encontramos, de manera tenue, el Pico de Anayet, Collarada, y la Trilogía de Aspe. Panorámica desde la cima De S. a SO. vemos una cadena de conocidos montes como el Bisaurin, Castillo de Acher, Los Alanos, Chipeta.... hasta la pirámide de Anie/Auñamendi al oeste. Panorámica desde la cima Ahora, de nuevo por terreno galo, vemos las puntas de algunas montañas que sobresalen del mar de nubes que cubre una amplia extensión de norte a este, así como el cercano Pic d'Isabe. Panorámica desde la cima A medida que viramos de nuevo al este nos encontramos las grandes montañas del Valle de Ossau y Tena; Palas, Arriel, Balaitous,... todo un espectáculo.Descendemos hacia el collado El descenso lo vamos a realizar por el collado de Sesques. No hay sendero hacia el collado pero el camino, si no hay niebla, es evidente. Descenso al collado de Sesques Una vez en él decidimos que ya era hora de reposar y disfrutar del monte así que almorzamos sin prisas y tras éste llegó el receptivo “sueñecito reparador”. Relajada sobremesa Aunque pueda parecer lo contrario, en este grupo impera , normalmente, el sentido común. La niebla nos aguarda Si se decidió descender por esta zona desconocida, sin senda, sin hitos y cubierta por la espesa niebla no fue por temeridad, contábamos con el “track” de Mikel (Nire Mendiak). Realizó esta misma circular el año pasado con buena visibilidad, colgando el track para que podamos usarlo y sin el cual nunca habríamos intentado dicho descenso, así que mila esker Mikel! ... y a donde vamosDel collado se inicia un vertiginoso descenso donde la niebla nos vuelve a engullir (4 h. 45’). En cuanto nos cubre la niebla dejamos de buscar trazas de senda y se sigue, fielmente, la ruta que nos indica la pantalla del GPS con el track de Mikel. Cruzamos por una torrentera Es un terreno que tiene varios cortes por lo que no se puede ir a ciegas. Pronto encontramos trazas de senda que seguimos y debe ser la buena porque también coincide con la ruta del GPS. Llegamos al nevero La senda nos lleva a una incómoda pedrera que descendemos hasta llegar a un gran nevero (6 h.). El nevero no parece muy seguro El caminar por él, aunque nos evita el penoso paso de la pedrera, no nos infunde mucha confianza ya que por el centro se aprecia un gran boquete abierto por el río que corre por debajo, así que caminamos lo más cercano posible a la pedrera hasta que finaliza el nevero (6 h. 20’). Fin del nevero y vuelta a la pedrera Al finalizar el nevero se vuelve a la incomoda pedrera. Por suerte queda poca de ésta y en menos de 10 minutos la pendiente se suaviza y llega a una amplia zona verde (se supone amplia.... la niebla limita mucho). La niebla nos impide verla pero estamos muy cerca de la cabaña de Cujala de Sesques (6 h. 30’). Cujala de Sesques, 1.657 m. En esta vivienda, situada a la izquierda del Arrec de Sesques, podemos avituallarnos de agua. Como de ello andamos bien proseguimos nuestro camino siguiendo la senda que nos adentra en el hayedo. El reencuentro con el hayedo De nuevo volvemos a los vertiginosos descensos. La niebla aún está ahí pero al abrigo del hayedo y de la marcada senda esta apenas se deja notar. Bello pero empinado hayedo Tras un prolongado descenso por un bello pero empinado hayedo se llega a un nuevo prado donde se encuentra una cabaña denominada “Cabane d’Artigues de Sesques” (6 h. 55’). Artigue de Sesques Dejamos ésta a nuestra derecha y seguimos de frente para adentrarnos de nuevo en el hayedo para iniciar otro prolongado y pronunciado descenso. Todo un señor hayedo Tras 45 minutos de continuo descenso se llega a otro pequeño claro donde pasaremos junto a una gran tubería de agua. Tras ésta, y un minuto después, llegamos a una pista (7 h. 45’). Tuberia en un nuevo claro Ya sólo queda seguir la pista que en 10 minutos nos devuelve a la pista principal, junto al puente. Regresamos a la pista principal Seguimos nuestro descenso hacia el coche (8 h. 15’). Los pies están cansados y doloridos del descenso pero la cercanía del final de la circular nos da fuerzas y alegra el ánimo..... eso o el barril de fría cerveza que nos aguarda en el apartamento de Formigal (.. lo que no sabíamos era que la ducha también iba a ser fría). ... fuera botas, que alivio La cuestión es que aquí termina esta desvirtuada circular. Se suele decir que la montaña, de una u otra forma, cobra un pequeño tributo a los “osados” que quieren cruzarla, en esta ocasión la encargada de cobrar dicho tributo fue la niebla.... que esto sea lo peor que nos pase nunca. Pic de Sesques mendiaren gailurra 2.606 m. - 2010eko uztailaren 17anPresentación de algunas fotos de la Travesía

2 comentarios:

jefoce dijo...

Madre mía, qué brutal. Bellísimos recuerdos, es una ascensión que se me quedó grabada. Exigente, pero agradecida. Muchas felicidades por la conquista, ya tenía ganas de ver el reportaje. Nosotros no tuvimos niebla, pero esa subida al lago con los tábanos rodeándonos te aseguro que no fue cómoda... En fin, gran montaña, que deja un gran sabor de boca. Si acaso sobran las antenas arriba, puede que sea el único momento desagradable. Guardo un gran recuerdo precisamente del descenso, con los colores del atardecer y por aquel valle tan salvaje. Me alegro de que os sirviera el track. De todas maneras, ya os fijaríais que el descenso hasta la cabaña de Cujala de Sesques tiene tela, porque no hay un sendero muy marcado. En fin, un abrazo.

Kiko dijo...

Aupa Mikel, gracias por el comentario.

La verdad es que el monte merecía una circular. La niebla nos ayudo en la subida.... pero para la vuelta, sin la ruta marcada en el GPS, ni lo hubiéramos intentado.

Lo dicho, gracias por colgar la información que, en casos como éste, puede suponer desde el éxito completo (circular) a tan "sólo" una ascensión, ya que con esa niebla y sin ruta visible ni lo hubiéramos intentado.

Un saludo

Kiko